Curiosidad con la firma del Darno

Hace días que estoy por meterme un poco en cierto abanico de sentimientos y vivencias que he venido acumulando sobre mi amigo Eduardo desde su fallido cumpleaños 55 el pasado noviembre (por cierto, mañana hubiera sido el de Levrero: ¡el 69! Me cuesta creerlo, todo, la edad que tendría, la ausencia). Pero siento que no he podido hacerme el tiempo y el espacio –como dice F., se me terminó la jodita y ya estoy en el ruedo de la autodisciplina laboral otra vez). Pensé, entonces, en un lindo abrebocas, un aperitivo para empezar a marcar la presencia tan fuerte de D. en estos últimos tiempos. Parece sobrevolar mis días como una mariposa necia, como un sonámbulo, como un fantasma empecinado.

Sé que a algunos de sus amigos y fans les gustará. Se trata de un mantelito de papel que me trajo el día de mi despedida rumbo a México en 1999; supongo que un pedacito mágico de bar con la chonga estampa del mapa de Uruguay le pareció una tábula óptima donde estampar sus cómicos versos (lo que más me gusta es la rima de "Coyoacán", uno de mis lugares favoritos de la ciudad, con "Darnauchan(s)"). Lo pongo al derecho y al revés, porque la gracia es ver después su puño y letra; favor de aguzar la vista, que hay una hoz y martillo en la firma, como los hubo encima de su ataúd también.

Debo decir que aquel día de abril del siglo pasado coseché –además de su hermosa presencia, primer invitado en llegar a mi fiesta– una de sus chalinas que desde entonces tengo al lado de mi escritorio como inspiración y protección, una foto suya que me trajo, con guitarra y dedicatoria (saqué una de Levrero y Darnauchans juntos ese día, qué tino, qué destino, qué desatino), y varias llamadas telefónicas de Patricia enojada porque había venido (él dijo: "Vengo a despedirme... ¡aunque me cueste mi matrimonio!"). Qué buenos recuerdos, los repaso y me río sola. Así que hoy no quiero ni pensar en el desenlace, en todo ese desenlace previsible del barranca abajo y la confirmación de su muerte en 2007, como bien dijo Victor Cunha en el videoclip. Lo único que me consuela es concentrarme en su alivio, su descanso, su merecida salida del círculo del dolor y de ese miserable planeta Saturno que le apretó las clavijas desde el principio.

Triste destino de los escorpianos, según dicen.

Comentarios

lamaga dijo…
Qué genial, qué lindo regalo-tesoro Gabriela.
Me gustaría ser grafóloga para saber qué significa la "y" al revés, si es que eso se pudiera saber o si valiera la pena saberlo.
Gracias por subirlo.
Anónimo dijo…
Maravilloso, gracias por compartir. Incluso -o sobre todo- para los que llegamos al andén corriendo justo cuando el Darno o Levrero se habían tomado su último tren. Besos como las gotas de lluvia en la ventana. V.
sorjuana dijo…
¡Ah, ya me parecía que no era "anónimo", que ese estilo yo lo conocía!
Me alegraste el día, triste como las gotas de lluvia en la ventana...