Electrocardiograma del duelo (5)

Estuve escuchando El trigo de la luna, que es uno de mis discos favoritos. Y por enésima vez, "Desconsolados 2". Siempre me pregunté de dónde saco esa crónica identificación con el Duque Penurias y Madame de la Mugre, ese amor por lo caído, esa compasión por quien duele y se duele, por lo oscuro y lastimado (pregunta capciosa, si las hay).

Y entonces lo volví a sentir: subía por mi interior, se desbordaba desde el corazón, llegaba hasta mi cráneo y llenaba mis oídos de esa voz que mana belleza, como las llagas de Jesucristo. Era el duelo, la misma pérdida seis meses después. Saber que lo extrañaré hasta el día de mi muerte, aunque hiciera tanto tiempo que no lo veía. Confirmar con un nudo en la garganta que algo importante -algo que no solo tiene que ver con él, con el amigo, con el ícono, sino conmigo misma y quien yo fui, y cuya memoria él se llevó a la tumba, como se irán yendo todos y cada uno de mis pedacitos mágicos- ha terminado para siempre, que no hay posibilidad de resurrección. Que los muertos no nos quieren a los vivos allí, y está bien que así sea. Que los vivos tenemos que dejarlos en paz y seguir con la vida, del lado de la vida. Pero el duelo simplemente aparece una tarde, sin previo aviso, y nos saca lágrimas transgresoras de los órdenes del universo.


No lo veía hace tanto, pero el cajón envuelto en la bandera y las flores rojas me parecieron preciosos... Y cuando subía las escaleras rumbo a la salita donde lo velaban, tuve la plena conciencia de estar escuchando el murmullo exacto de "Ni siquiera las flores". Creo que faltaban las risas,aunque afinando el oído quizás podría haberlas escuchado: las de él, al fin libre del calvario de los últimos años...

Por supuesto, a cada rato me vienen ráfagas de tristeza y lloro. De todos modos, hubiera sido muy difícil volver a encontrar a Eduardo, aunque se lo tuviera enfrente.

Un genio. Un príncipe. Un mago. Un juglar. Un hombre.

(9 de marzo, 2007/ fragmento de post)


Comentarios

lamagauruguaya dijo…
Soy pésima para las fechas pero justo ayer anduve buscándolo en esta autopista "con el pulgar paralelo a la sonrisa"
Un abrazo.
sorjuana dijo…
La verdad es que no era fecha de nada (él murió el 7 de marzo), se ve que sólo eran los cronómetros internos de las pérdidas.
Gracias por pasar!
Kequel dijo…
"Pero el duelo aparece una tarde, sin previo aviso, y nos saca lágrimas transgresoras de los ordenes del universo".
Sólo tu puedes escribir algo tan cierto, con palabras tan bellas.