29.3.07

Ay, aquellos músicos de Tacuarembó!


Lo que no dije es que como ya no pude seguir oyendo al Darno por esa hermosura ausente, puse a Gardel, que siempre me hace reir con su sonrisa socarrona y sus exageraciones... El querido Carlitos, parte de nuestra Alma.

No hay comentarios.: