22.9.04

Me da risa

Me da risa darme cuenta de que tengo cantidad de anécdotas sobre tu propia muerte para compartir contigo. Serias el único que las entendería y les sacaría jugo. Prometo irlas contando. Chl dijo algo muy cómico sobre algodón en tus fosas nasales: te imagino puteando desde lo alto.

Hoy R, uno de nuestros alumnos, me pidió autorización para publicar en su revista la carta que les mande sobre tu muerte . Como fue algo espontáneo para la gente del taller, por supuesto di mi permiso, si es que sirve para algo pues no es realmente un homenaje como hubiera querido. Me han pedido que escriba en algunos lugares, pero no soy una periodista que informa sobre los hechos: este terremoto dejo una ciudad devastada y llevara años reconstruirla. Y nunca, jamas, jamas quedara igual.

Chr. también me escribió por unas grabaciones originales que te hizo y que sacan a la luz la necesidad de trabajar en la conservación de todo lo que hiciste por inspirar a la gente a sacar nuestras tímidas almas de su letargo y escribir. Espero recibirlas pronto para escuchar tu voz otra vez, no solo tus risotadas desde el cielo resonando en mi cabeza...

1 comentario:

Anónimo dijo...

Estoy cansada. Además, he fumado como una vaca pobre, y no se te ocurra preguntarme cómo fuman las vacas pobres, ni por qué se supone que fuman demasiado, porque no lo sé. Lo único que puedo decirte es que siempre lo escuchaba cuando era niña, allá por San Javier.
En realidad, siempre las cosas "feas" se las achacaban a las vacas pobres, cosa que viene resultando un apócope de "vaca de pobre"; luego pasó a decirse "vaca'e pobre" y luego, por el terrible ahorro de palabras que solemos hacer los uruguayos, pasó al vulgar "vaca pobre"
¿Te das cuenta que siempre hay que tener imaginación para poder comprender el lenguaje coloquial? Y mucho más el campero, digamos.
Entonces, allá entre las acelgas y las flores y las abejas, la pregunta de rigor cuando te encontraban era: ¿ya andás como vaca pobre?
Y uno nunca sabía bien a qué se referían .... podía ser loca como vaca pobre; cagada como vaca pobre; al pedo como vaca pobre; echada como vaca pobre; puta como vaca pobre y así ad infiniutm.
Todo dependía de qué estuvieses haciendo vos cuando te largaban la pregunta.
¿Y sabés de dónde viene?
Resulta que tener una vaca siempre implica una serie de responsabilidades, como con cualquier animal, obvio. Entonces, lo esencial al tener una vaca era poder mantenerla, o sea, darle de comer. Una persona considerada "bien", si tenía una vaca era para tenerla en condiciones decentes, pero los pobres no podían darse ese lujo y como no tenían la suficiente comida para darle, la largaban por las calles y la indigente andaba dando vueltas por el pueblo comiendo del pasto de las calles o metiéndose en cualquier casa que tuviese los portones abiertos (que eran la mayoría) y manducando desaforadamente lo que encontraran.
Generalmente en las horas de siesta, solían oírse los "jueeeeeraaaa, jueeeeera vaca'e mierda!!!" de algún damnificado que veía desaparecer las verduras de su quinta y los gladiolos hechos carozo bajo las patas del pobre animal.
Cuando me lo decían a mi, que era una gurisita inquieta (solían decirme que tenía un hormiguero en el culo) (siempre todo relacionado con los animalillos, como verás, pero muy acertado) y andadora, supongo que me querían decir que nunca estaba en un solo lugar sino que andaba de casa en casa o por las calles, como vaca pobre.
Pero, si en una de esas, me encontraban en alguna esquina, sentada en la cuneta mirando las hormigas, también me encajaban el vaca pobre, pero ahí en el sentido de 'echada como vaca pobre'.
Yo concluía que nunca les venía bien lo que yo hiciese. Siempre me iban a tildar de vaca pobre.
O sea que, traducido, era una gurisa callejera, siempre al pedo, y demasiado rompepelotas.
Claro que yo estaba de vacaciones, así que tampoco sé qué mierda pretendían que hiciese!!
Así que bueno, supongo que si los animales fumaran, nadie lo podría hacer más que las vacas; por eso he comenzado diciéndote que estoy fumando como vaca pobre.

Pero toda esta explicación, como todo lo que te escribo, me ha quedado demasiado larga.
No creas que he enloquecido al punto de mandarte esto a tu dirección ...... aún no tengo la nueva.
Pero me estoy tomando un tiempo para poder despedirme de ti.
Entonces voy a comenzar a hacerlo a través de Alicia-Isabel.
Y de Gab. Ahora la más hermosa mamaga.
Si es que ellas me lo permiten, claro.
Esta vez no les pedí permiso, pero que ellas me lean será, en parte, como las incontables veces que me leíste tú en éstos, mis dislates nocturnos y mis ganas de mostrarte las locuras que me aquejan y de despertarte la risa esa que siempre lograba desprender en tus insomnios y que me dejaba muy feliz a mi.
Tan feliz como a una niña cuando le dan un regalo.
Te quiero mucho.
Besos, K.