19.7.07

¡Tan bien que me llevaba con este invierno...

... y me hizo esta traición de enfermarme, como a todos los demás, luego de esta ola polar (literalmente: estamos casi en el Polo Sur)!

Es posible que necesitara parar y dejar vagar la mente. Hace mucho, mucho tiempo que no tengo ni una gota de aire para mí, que no tengo cuándo escribir, que los contactos conmigo misma se están limitando a este esporádico blog y algún sueño desordenadamente registrado. Por supuesto, con mucha satisfacción personal por los talleres, lo bien que marcha la gente y todo lo que se recibe en ese sentido. Pero esa es mi labor de partera: yo también tengo procesos y obras que parir, tarde o temprano. Es demasiada postergación, casi cuatro años. Necesitaría que mi hermanito (Levrero, no el Mopri) me puteara como sólo él lo sabía hacer. Aunque cuando él me puteaba yo no tenía a Astor: no encarar mis vocaciones y misiones de vida tenía que ver sólo con mis propias niñerías.

Y claro, una gripe fulminante (para colmos, con trabajo en curso, aunque por lo menos logré encarar la culpa de suspender el taller de hoy jueves) no es lo que se dice un oasis de reencuentro con uno mismo...

Es muy difícil parir a los hijos con dolor (es decir, hacerlo día a día), ganar el pan con el sudor de la frente y además necesitar desesperadamente escribir, estar solo, contemplar, incubar, dejar hacer.

Si encuentro una solución para este dilema la publicaré en el blog, no se preocupen, chicas, escribas modernas del siempre agobiante y malabarista XX (qué clavo la liberación femenina, Dios mío!)

3 comentarios:

Vesna dijo...

Parar y dejar vagar la mente... qué cosa del pasado. Pero los seres humanos, mágicos, primitivos, nos adaptamos. A veces me parece que hasta se puede parar en medio del movimiento, como quien va tocando una guitarra arriba de un tren (divino el clip del Darno). Ya nos llegará el silencio de la estación detenida, ya nos llegará otra vez la madrugada en medio de la charla sin tiempo. Por ahora, ni modo; a cantar arriba del tren que marcha hacia quién sabe dónde. Que no es poco.
Saludos a tu gripe, de parte de mi contractura.

Anónimo dijo...

Pasé a leerte y a darte un beso. Espero verte pronto. Las flores las repito (me receto solita nomás). Necesitaré verte pronto. Abrazos. Su

lamaga dijo...

Qué bueno! Esto va levantando. Un abrazo.