3.4.07

Las pisadas electrónicas de la muerte



Hace horas que navego de un blog a otro siguiéndole la pista al impacto de perder a D. en las palabras de otros, y escucho sus canciones subidas a la red -veo que una a Patricia debió ser retirada de circulación, no por pirata, particularmente, sino presumiblemente porque el último D. desafinaba, o al menos eso es lo que imaginé: nadie quiere inmortalizar la cuesta abajo-, y trato de asir los últimos jirones con las manos antes de que se desintegren en la memoria colectiva, o por lo menos antes de que la herida cierre, y miro las fotos del último concierto y entonces me digo, te digo:

Eduardo: tú no falleciste el 7 de marzo de 2007. Tú desfalleciste, pobre ángel azul, ángel blanco, ángel de todos los colores...

1 comentario:

Gabriel dijo...

Qué comentar Gabriela??
No creo que haga falta nada, tú lo has dicho todo y de la mejor forma, con la sensibiliad que eduardo se merece.

El Darno continuará siempre con nosotros y tb con los que conozcamos por su intermedio, como antes, porque a no olvidarse que sólo él tenía, tiene, ese trifásico que nos conectará por siempre.

Agradezco también a internet por tender este puente que nos une en esta guiñada cómplice!

Salve Gabriela, nunca te detengas!!

gabriel