8.2.07

Una energía que fluye, sin obstáculos ni piedras...

Astor lloraba al borde la piscina sin querer entrar. "¡Papá, papá!", lloraba al verlo. Y entonces sí, nadó.

No hay comentarios.: